Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que, sin dejar de reconocer sus diferencias con la autoridad electoral “porque consideramos que no ha actuado con rectitud y se han sometido a grupos de intereses creados, políticos y económicos”, negó que pretenda someterla, ya que su único interés es que el pueblo vote en libertad.

Durante su conferencia mañanera, adujo que, así como los políticos se equivocan, el pueblo también es sabio. Advirtió que, “si ganan nuestros opositores y tienen mayoría en el Congreso (y piensan que) nos van a quitar el presupuesto, no está tan fácil. Nada más les recuerdo que el Ejecutivo tiene facultad de veto”.

Esta afirmación está sustentada en la facultad del Presidente, contenida en los artículos 72 y 74 de la Constitución y en los 141, 144, 165 y 166, del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General para vetar el gasto aprobado en la Cámara de Diputados. En su exposición en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, repitió que todo aquel que “haga un fraude electoral no tiene derecho a fianza”.

También defendió la narrativa de respeto al pueblo y hasta la probabilidad de que éste se equivoque, porque “el conservadurismo desprecia al pueblo, no le tiene confianza, lo ve como una multitud manipulable, como objetos, no como sujetos, creen que son ciudadanos imaginarios.

“Entonces, en el supuesto de que se postule un mal candidato, una mala candidata, bueno, ¿qué?, ¿el ciudadano no es el que va a decidir? No hay que tenerle miedo al pueblo. Un gran intelectual ya finado que respeté mucho, aunque era un hombre con ideas conservadoras, decía: ‘es que el pueblo se equivoca’. Sí, claro que se equivoca, pero se equivocan más los caciques. ¿Cómo no se van a equivocar los caciques y los oligarcas y los integrantes de las mafias del poder? ¿Cómo no se va a equivocar el que solamente tiene como propósito el dinero y el poder?”

Además de insistir en su respeto a la autoridad electoral, porque “no somos delincuentes electorales”, y sin que existiera pregunta sobre el particular, puso sobre la mesa un escenario electoral adverso: “no hay ningún problema si nuestros opositores ganan, ningún problema, no habría, si el pueblo así lo decide. Que si ganan nuestros opositores y tienen mayoría en el Congreso nos van a quitar el presupuesto, no está tan fácil, no es así; que van a quitar los programas sociales porque es populismo, porque es paternalismo, no está tan fácil. Nada más les recuerdo que el Ejecutivo tiene facultad de veto”.

“Hay dos políticas claras, dos proyectos de nación, distintos y contrapuestos, eso es clarísimo: hay quienes no quieren al pueblo y nosotros le tenemos amor al pueblo, aunque no les guste y aunque me critiquen, hay diferencias.”


Compartir en whatsapp: