El futuro se apodera del foro sol en el segundo concierto de muse

Ciudad de México, a 4 de octubre de 2019.- Desde el primer momento los fanáticos se entregaron  a la agrupación que en todo momento estuvo acompañada de un grupo de bailarines que portaban trajes y cascos llenos de luces y realizaban coreografías acordes a cada nota de los temas que la banda interpretó, teniendo de fondo una monumental pantalla LED donde se veían robots y diseños tecnológicos que atraparon las miradas de todos los reunidos.

El carisma de Matt se apoderó de principio a fin, llevado por un viaje cósmico con cada interpretación dejando eufóricos a los fanáticos.

Muse volvió a México con The Simulation Theory World Tour, gira de presentación de su octavo álbum de estudio, dichas presentaciones se realizaron el 02 y 03 de octubre y esto llevó al público del Foro Sol de viaje por una atmósfera futurista; durante una energética velada, los mexicanos demostraron su admiración a la banda británica y corearon a viva voz los muchos y viejos éxitos. Acompañado de una decena de bailarines, con trajes robóticos que incluían luces de color, Matt Bellamy se apoderó de la pasarela y llegó al B-Stage, con su voz y guitarra subió la energía de los escuchas; Christopher Wolstenholme y Dominic Howard lo siguieron en los instrumentos dentro del escenario principal.

Acompañado de una decena de bailarines, con trajes robóticos que incluían luces de color, Matt Bellamy se apoderó de la pasarela y llegó al B-Stage, con su voz y guitarra subió la energía de los escuchas; Christopher Wolstenholme y Dominic Howard lo siguieron en los instrumentos dentro del escenario principal.

Aún no daban las 21:30 horas cuando ya estaban haciendo retumbar el recinto con los acordes de “Algorithm” y “Pressure”, sencillos del álbum que los británicos lanzaron en 2018 y que los ha llevado por Europa, Asia y América.

A su espalda, la gran pantalla LED rodeada de luces los mostraba tocando para que los espectadores pudieran disfrutarlos desde cualquier ángulo; además, se trasmitieron imágenes psicodélicas, robots y letras, hasta un futurista atardecer y un viaje entre estrellas y neuronas.

“Buenas noches México”, saludó Matt en español y una ovación estalló. Así continuó con “Psycho”, del disco Drones (2015), que les valió un Grammy por Mejor Álbum de Rock.Mezclada entre las nuevas “Break It to Me” y “Propaganda”, sonó “Uprising”, del álbum The Resistance (2009), que les otorgó otro de sus gramófonos dorados.

“Déjenme escucharlos México”, gritó en inglés mientras jóvenes y adultos entonaban el coro a viva voz. Luego, llenó la velada de nostalgia con un viaje al pasado, pues no olvidó “Plug In Baby”, tema de 2001; “Hysteria”, de 2003, y la tan conocida “Supermassive Black Hole” de 2006. Las dos alas del escenario principal les permitían caminar de un lado a otro, enloqueciendo a los fanáticos que los escuchaban desde las primeras filas del área general; aunque en las gradas la fiesta también iba creciendo conforme los sencillos tomaban forma en la guitarra, el bajo y la batería de la banda de rock alternativo.

Hacia el cierre Matt tocó un piano rodeado de luces y con los bailarines cargando varas de color. En seguida, interpretaron un medley con temas como “Stockholm Syndrome”, “Assassin”, y “New Born”, en el que apareció una marioneta inflable gigante que parecía salir del escenario.

El final llegó con “Knights of Cydonia”. Las gradas no se llenaron en su totalidad y el sonido por segundos falló, pero ni eso ni el frío de la noche importó, en todo momento las emociones se sintieron a flor de piel.

La banda se despidió totalmente agradecidos por una noche inolvidable.