El gato tirano asusta y se burla de los timoratos ratones de la oposición

Rueda de Molino

Jorge Hidalgo Lugo

Como nunca antes en la historia reciente de México, un proceso electoral había iniciado en medio de un ambiente plagado  de encono, hostigamiento, odio y revanchismo a flor de piel, propiciado por un presidente que exhibido como está, de corruptelas y manejos deshonestos, hace doblemente peligroso el accionar de Andrés Manuel López Obrador en su alocado afán por acabar con cualquier vestigio de democracia imperante en el país.

Con el preámbulo de haber “doblegado” al Instituto Nacional Electoral para impedir que se diera el registro al partido de Margarita Zavala, con el respaldo de su esposo Felipe Calderón, la burla socarrona con que asomó en las redes sociales a través de un mensaje desde La Chingada, su rancho en Tabasco, dejan claro que no está dispuesto a ser un actor imparcial, sino todo lo contrario: echará a andar el aparato de Estado para robarse la elección.

Y para ello cuenta con la complicidad perversa de la “oposición” que hoy día sigue desdibujada, sin idea y con un gran dejo de arrogancia en sus “liderazgos”, cuyos partidos pese a ser auténticos despojos, creen estar en posibilidad de encabezar y hasta “ganar”  por sí solos los comicios del 2021.

Esto huelga decirlo, ante la mofa de quien siente tenerlos a todos en un puño y mangonear cuanto sea necesario al Poder Judicial, para manteneros sometidos, amarrados y encarcelar incluso al que se atrava, ante cualquier intento de conformar alianzas o bloques opositores.

A López Obrador nada lo mueve de su zona de confort, lo sabe y actúa en consecuencia. Sin adversarios enfrente, transita plácido y ligero en la confección del escenario que colme, satisfaga, sus ambiciones totalitaristas.

La tibieza, por decir lo menos, con que se conducen los líderes de esas “fuerzas” políticas es insultante y tal parece no se atreven a percatarse y reconocer que ésta es su última llamada antes de desaparecer para siempre del panorama nacional. Su actitud es indignante y cala ya hondo en los seguidores, esos militantes que aún creen tener posibilidades de dar un vuelco electoral si lograran unirse para combatir al partido de Estado.

Pero igual desalienta a millones de indecisos que sólo esperan tener en las boletas nombres confiables que puedan ganar a Morena y su dictadura, para volcarse en las urnas.

Ante los desaparecidos “opositores” es que López Obrador sortea con prepotencia y villanía los escándalos en que comienzan a verse familiares cercanos, miembros de su mismo linaje. No sólo el caso de Pío, el hermano incómodo de esta dictadura de ocurrencias, sino también la cuñada que él mismo impuso en la fórmula para figurar como síndico en el Ayuntamiento de Macuspana.

Concepción Falcón Montejo, esposa de Ramiro López Obrador, hermano de Andrés Manuel, vive tranquila y sin preocupación mayor pese a ser señalada por un desfalco al erario de ese municipio tabasqueño, por más de 200 millones de pesos.

Ya su cuñado salió a satanizar a los medios, que como el diario Reforma y la revista Proceso, dieron cuenta puntual de lo acontecido y en vez de un mensaje que soportara sus mentiras respecto al combate a la “corrutción”, lo que hizo fue lincha mediáticamente a ambas publicaciones, sobre todo a la primera que calificó como “pasquín inmundo”.

Advertencia tácita para que a los López de su clan, no se les mencione o señale en publicaciones si no quieren que les caiga la maldición del todopoderoso que habita en Palacio Nacional.

Peligroso se insista en informar sobre la obscena e inescrupulosa maniobra con que Carolyn Adams, esposa de José Ramón López Beltrán, pudo adjudicarse junto a su marido, la prestigiada playa privada en Holbox, Yucatán, donde construirán un centro turístico con categoría 5 diamantes, cuando el junior apenas hace dos años no tenía trabajo ni declaraba patrimonio alguno para tener los alcances económicos que hoy hace gala.

Riesgo latente si se insiste en publicar que Holbox “es un conjunto de playas e islas codiciadas y cotizadas por las más altas firmas de bienes raíces, caracterizada por ser el target de cadenas hoteleras por arriba de 3 diamantes de calificación, un comparativo en el prestigio se encuentra la Isla Palmera en Dubai”, como circula en las redes.

Osadía y temeridad volver a mencionar que la empresa beneficiaria es propiedad de los padres de Carolyn Adams, cónyuge de José Ramón López Beltrán.

Los embates desde el circo montado en Palacio Nacional semeja a domadores de fieras revividos. Y por eso, otra insensatez con olor a muerte, analizar siquiera el bodrio de paquete económico con que busca acuchillar nuevamente a los habitantes de Estados y Municipios, con recortes criminales disfrazados de “austeridáa”, pero de donde saldrán los miles de millones de pesos destinados sus obras faraónicas.

Intrepidez castigada con todo el rigor de la autocracia en ciernes si se dice que no consideran partida alguna para el combate del Covid-19, compra de vacunas o medicamentos para auxiliar a niños enfermos de cáncer.

Todo aquel que ose tratar estos temas podrá ser víctima del terrorismo hacendario que también se ensancha cuando los entreguistas legisladores bajo la bota presidencial, aprueben la reforma que permitirá a los auditores de Hacienda incursionar a los domicilios fiscales registrados por el contribuyente, para tomar videos, fotos y demás evidencias de los bienes que se tengan dentro de los mismos. 

Así se prepara esta elección donde el objetivo principal es mantener la abrumadora mayoría en la Cámara de Diputados federal y con ello, la corte de lacayos, vendepatrias, lamesuelas, serviles, arrastrados y apátridas con que hoy cuenta, se renueve con más de lo mismos.

Sin contrapesos para poder seguir haciendo cera y pabilo de este país, aunque se incendie Chihuahua con la represión militar contra quienes defienden el agua para consumo humano y riego de los alimentos que comen los mexicanos y que ahí se producen.

Marcha destructiva que alientan mascotas y floreros como el director del Fondo de Cultura Económica, Paco Ignacio Taibo II, extranjero refugiado en México y quien festinó que su amo se las había “desdoblado” para imponerlo en el cargo pese a estar prohibido en la ley suprema del país.

El promotor de la cultura en la deformación de cuarta se olvida que nació en Gijón, España, en 1959 y cuando tenía 10 años, llegó a México cuando su padre, Paco Ignacio Taibo, fue refugiado. Uno ya muerto y el segundo, mal agradecido y quien amenaza a verdaderos escritores e intelectuales, como Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze, por su disentir contra el errático gobierno de López Obrador.

Otro lance que en el circo mañanero no mereció reproche alguno aunque ese extranjero de mala entraña haya amagado a manera de recomendación gansteril al par de mexicanos, compatriotas del tabasqueño:

“Yo les sugeriría a los hijos de la Operación Berlín y el baile interminable de la lana que más les vale que se queden en su esquinita o que vayan cambiando de país muy pronto”…

Todo esto y más vamos a sufrir sin que los “opositores” al régimen se atrevan a salir de su ratonera. Creen que podrán roer eternamente el queso manido en su refugio hasta que muera el gato salvaje y pueda salir otra vez a retozar…

Vale…


Compartir en whatsapp: