Elvia Carrillo, logró el derecho al voto femenino en México

0
135

Morelia, Michoacán a 8 de marzo 2019.- Elvia Carrillo Puerto, conocida como La Monja Roja, se consolidó como una líder del feminismo en México. Dedicó su vida a defender los derechos de la mujer y luchó por el acceso al voto.

La maestra y poeta nació el 6 de diciembre de 1878 en Motul, Yucatán. Sus discursos giraron en torno a la libertad sexual, el control de natalidad y el divorcio.

Carrillo Puerto buscó la emancipación de la mujer. Desde joven quiso ser independiente y fue una de las primeras en lograrlo en México.

Creció en una familia numerosa pero fue muy cercana a su hermano Felipe, quien llegó a ser gobernador de su estado y se destacó por estar involucrado en la lucha por la justicia social y defender a los indígenas.

Una de las mentoras de Elvia fue Rita Cetina Gutiérrez, quien le dio clases en la primera escuela secundaria para mujeres en Yucatán y después fundó Siempreviva, primera organización feminista.

Carrillo se casó con un maestro en su ciudad a los trece años de edad. Tuvo un hijo y quedó viuda a los diez años de matrimonio. Después de esta etapa, trabajó como docente de mecanografía.

En 1907 su hermano Felipe publicó el periódico El Heraldo de Motul donde Elvia se dedicaba a la redacción y corrección de algunas notas. En 1910 participó en la Rebelión de Valladolid, donde el pueblo de Yucatán se levantó en armas contra Olegario Molina y el gobernador Enrique Muñoz Aristegui.

Para 1912 Elvia conformó la primera Liga Feminista Campesina donde se exigieron jornadas laborales de ocho horas y la liberación de los indígenas de trabajos esclavistas. También se buscaba que la educación fuera igual para mujeres y hombres y que ellas tuvieran la posibilidad de decidir el número de hijos que quisieran.

Su hermano Felipe fue asesinado en 1924 tras haberse desempeñado como gobernador. Elvia era diputada local pero renunció al cargo por amenazas de muerte. Se mudó a la Ciudad de México donde estuvo protegida por el presidente Álvaro Obregón y después por Plutarco Elías Calles.

Realizó varios congresos para obreras y campesinas, donde surgió la demanda del voto para la mujer en 1931. No obstante, tuvieron éxito bajo la administración de Miguel Alemán Valdés en 1947.

Carrillo Puerto murió en la capital país el 15 de abril de 1968, pero su cuerpo fue sepultado en el cementerio general de Mérida.