Ciudad de México.- La Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, que el día de ayer su estructura colapsó, fue construido por el consorcio integrado por ICA, Carso y Alstom; presentó algunas fallas desde que arrancó.

Es de suma relevancia rescatar que esta empresa de Ingenieros Civiles Asociados (ICA), actualmente se encuentra a cargo del Tren Maya, más específicamente el tramo 4 que conectará Izamal con Cancún, Q. Roo.

La línea se construyó en el mandato del entonces ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, con un costó 26 mil millones de pesos, 70 por ciento más que el monto previsto inicialmente.

Las empresas construyeron diferentes tramos de la Línea 12. ‘Carso’ fue la encargada del tramo que abarca las estaciones Periférico Oriente, Tezonco, Olivos, Nopalera y Zapotitlán.

Metro reportó 66 fallas en las instalaciones fijas o trenes desde su inauguración el 30 de octubre hasta el 23 de noviembre de ese año.

En marzo de 2014, se señaló de un problema del desgaste prematuro que se presentó en 12 de las 20 estaciones de la línea, más de la mitad.

En el tramo entre Tláhuac y Atlalilco, de 14 kilómetros, se reportó desgaste ondulatorio en rieles, esto provoca desniveles y alineaciones fuera de los parámetros normales.

‘ICA’, la cual encabezaba al consorcio, sostuvo en ese mismo mes que el desgaste de las vías fue más rápido de lo normal debido a que el diseño de las ruedas de los trenes, fabricados por CAF, no era compatible con los rieles instalados. CAF respondió que los trenes se hicieron en estrecha colaboración con el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

“El STC determinó el trazo de la Línea 12 y definió la ingeniería básica del sistema de vías”, señalaron en marzo de 2014.

La Línea 12 mostró un desgaste ondulatorio por un problema de compatibilidad entre las ruedas y los rieles, pues su fabricación es de origen distinto, concluyó en junio de 2014 la empresa francesa Systra en un diagnóstico solicitado por el Gobierno capitalino.

“El origen del problema no parece ser un defecto de los materiales (excepto el balasto), sino un problema muy delicado de compatibilidad a nivel de la interfaz riel/rueda donde se tiene un riel que corresponde al estándar Arema (americana) y una rueda fabricada bajo estándares europeos”, señaló en un informe que realizó sobre dicha obra.


Compartir en whatsapp: