Una pequeña Raspberry Pi se ha convertido en la fuente de un gran dolor de cabeza para la NASA

Una auditoría publicada por la Oficina del Inspector General de la NASA el 18 de junio ha revelado un ataque cibernético a principios de 2018 que se valió de una de estas mini computadoras para acceder a documentos restringidos.

El ataque comenzó en abril de 2018 y continuó durante casi un año en las redes del mítico Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena (California).

Resultado de imagen para nasa hacker

La Raspberry Pi es una pequeña computadora del tamaño de una tarjeta de crédito. Como cuesta alrededor de $35 dólares y se ha convertido en una herramienta muy popular para aprender conceptos básicos de programación, robótica y para crear proyectos de bricolaje. Su pequeño tamaño y su versatilidad hacen que los usuarios no siempre la usen con buenas intenciones.

Imagen relacionada

Lo que nos lleva a este caso concreto

Alguien usó una Raspberry Pi no autorizada para crear un portal a través del cual se extrajeron archivos del Jet Propulsion Laboratory. El JPL es un centro de investigación que lleva a cabo misiones espaciales robóticas y científicas como la que puso el Rover Mars Curiosity sobre Marte.

También te puede interesar: Insta360 Titan la cámara más compacta del mercado que graba en 360° a 11K

Según el informe, se robaron unos 500 megabytes de datos.

El robo incluye dos archivos confidenciales. Uno de ellos contenía datos científicos obtenidos por el Rover Curiosity, que se encuentra en Marte. Otro tenía datos relacionados con la ley de control de exportaciones para tecnologías que pueden ser utilizadas militarmente.

«Más importante aún, el atacante logró infiltrarse en dos de las tres redes principales del JPL»

Detalla el informe

La falla provocó que la NASA temiera que el hacker pudiera introducirse desde el centro de California a otros dentro del país, incluido el Centro Espacial Johnson, en Houston, donde se encuentra la sala de control de la Estación Espacial Internacional y los vuelos estadounidenses.

Finalmente, «Houston» se desconectó del portal JPL con el fin de evitar cualquier contaminación. En marzo, el centro aún no se había reconectado completamente.