Hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante de riñón van en decremento: IMSS

patient helped during dialysis session in hospital

Morelia, Michoacán, a 06 de marzo de 2019.- El nefrólogo, adscrito al Hospital General de Zona No. 83 Morelia Camelinas del IMSS e integrante del equipo de trasplantólogos del Hospital General Regional No. 1 de Charo, Héctor Gerardo Rodríguez Oseguera,  dijo que la diabetes e hipertensión son los  principales factores asociados al daño renal. Es un reto para el IMSS.

En conferencia de prensa, expresó que las estrategias PrevenIMSS y DiabetIMSS, han impactado en el decremento de tratamientos para el funcionamiento del riñón como hemodiálisis, la diálisis peritoneal y el sustitutivo trasplante, en razón de que a través de estos programas se realizan pesquisas de pacientes diagnosticados con diabetes mellitus o hipertensión, y de manera obligada son derivados valoración anula del nefrólogo, por lo que, si bien ha habido un incremento en las detecciones, ahora éstas son en estadio uno o dos, es decir, en una etapa temprana.

La importancia de éste hecho, afirmó el especialista, radica en que, de no ser por esta metodología, seguirían las detecciones en estadios 3, 4 ó 5, ya que el daño o insuficiencia renal es asintomática en una etapa temprana.

Al referirse a la insuficiencia renal, explicó que el funcionamiento óptimo de una o ambas unidades o riñones debe ser al 90%, pero cuando éste reduce al 60%, hay evidencia de una enfermedad renal crónica, y en casos extremos, en los que el riñón funciona solo en un 15%, se hacen necesarios los tratamientos radicales o sustitutivos.

De acuerdo con su experiencia, el universo de pacientes que acudían a consulta de especialidad, llegaban con un 40% del funcionamiento, pero ahora, gracias a estas estrategias del IMSS, un buen número de casos, llegan en etapa temprana, indicó.

Explicó que en la delegación, hay cerca de 750 pacientes en el programa de diálisis peritoneal, y cerca de 650 en hemodiálisis, de éstos últimos, 150 son intramuros y más de 450 reciben atención externa o subrogada, pero a nivel nacional se conoce que cerca de 145 mil pacientes con enfermedad renal crónica en todos los estadios, principalmente en estadio tres.

Mencionó que  costos de un tratamiento de hemodiálisis mensual es hasta por 159 mil pesos; mientras que para la diálisis peritoneal, para el IMSS, significa un gasto mensual de 110 mil pesos; un trasplante, representa un gasto aproximado de 500 mil pesos, pero, la calidad de vida y el costo-beneficio a la larga es incomparable.

Finalmente, el trasplantólogo Héctor Gerardo, refirió, que tan sólo en el Hospital General Regional No. 1 de Charo, se realizan alrededor de 18 trasplantes de riñón de tipo vivo-relacionado, un número muy significativo, en virtud de que es un Hospital de segundo nivel.