Impeachment en Estados Unidos: ¿Quién ganará?

Por: Abraham Hernández

A poco más de un año para que se lleve a cabo la elección presidencial de 2020 en los Estados Unidos un nuevo escándalo está sacudiendo el ambiente político en Washington. El pasado 26 de septiembre un agente de la comunidad de inteligencia estadounidense, denominado whistleblower, reveló detalles de una llamada entre el presidente Donald Trump y su homólogo de Ucrania, realizada en julio de este año, en la que el presidente estadounidense le pedía al mandatario de Ucrania investigar a Joe Biden, vicepresidente de los Estados Unidos en la administración de Barack Obama, y a su familia.

Esta llamada telefónica ha generado mucha controversia entre la clase política estadounidense ya que Joe Biden es pre-candidato del Partido Demócrata para la elección presidencial de noviembre de 2020. Todas las encuestas lo sitúan como el gran favorito para hacerse de la candidatura y varias le dan la victoria en una posible elección general frente al presidente Trump. La semana pasada, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes y líder del Partido Demócrata, anunció que dicha Cámara iniciaría investigaciones para un posible impeachment, o juicio político, contra el presidente Trump. Muchos actores políticos ven lo revelado por el whistleblower como una táctica del mandatario para debilitar a un potencial rival para la elección presidencial que se avecina, una posible interferencia extranjera en los asuntos internos del país e inclusive afectaciones a la seguridad nacional.

 ¿Sera posible remover al presidente de la Oficina Oval? Lo más seguro es que no. Para lograr el impeachment se necesita que una mayoría simple de la Cámara de Representantes inicie el proceso y después, que el Senado vote a favor con dos terceras partes de los votos. En la Cámara de Representantes podría lograrse la votación necesaria, dado que el Partido Demócrata es mayoría (235 de 435 representantes), pero en el Senado se complicaría ya que el Partido Republicano, el partido del presidente, es mayoría (53 de 100 senadores) y ningún senador republicano ha expresado estar a favor del impeachment. Los Demócratas ven el impeachment como una revancha después de su intento fallido de enjuiciar al presidente por la posible inherencia rusa en la elección presidencial de 2016, de la cual resultó victorioso, dado que el famoso Mueller Report no dio los resultados que esperaban.  En caso de no formular un caso convincente en contra del presidente, el gran beneficiado podría ser el propio mandatario. Para el significaría dos batallas ganadas frente a sus opositores.

¿Qué impacto tiene el caso en México? Viene a demorar, aún más, la ratificación del T-MEC por parte del Congreso estadounidense dado que el caso del whisteblower ha acaparado la atención de los congresistas. Aunado a que ratificar el tratado significaría otra victoria importante para el presidente Trump con miras a la elección del próximo año, recordando que el tratado fue una de sus promesas en la campaña pasada.

Aunque la mayoría de los estadounidenses reprueban la gestión del presidente Trump y un porcentaje importante está a favor de iniciar el proceso de impeachment, es importante recordar que dadas las reglas del sistema electoral de los Estados Unidos ganar el voto popular en la elección no lo es todo para llegar a la presidencia. Matemáticamente, el presidente Trump podría reelegirse gracias al Colegio Electoral. La carta más segura para los Demócratas es redoblar esfuerzos para ganar en las urnas y no a través del impeachment. ¿Quién ganará?