“La elección más grande de la historia”

Las elecciones del pasado 6 de junio, fueron consideradas para los analistas políticos cómo la jornada más grande de la historia en México, por el número de cargos que estuvieron en juego, si bien el aumento del electorado no fue tan considerable, salió a votar un aproximado del 52%, estimándose según las consultoras, solo un pequeño incremento en el padrón de clase media alta. 

Por otro lado, resumimos que el movimiento nacional del partido en el poder ratificó su simpatía con el triunfo de la mayoría de las gubernaturas, los números variaron sutilmente en el congreso de la unión, y se marcaron en la CDMX con la estrategia de alianza de los partidos de oposición, sin embargo lo que realmente convirtió en histórica esta elección fueron los resultados paritarios y de género.

Decía Griselda Álvarez, Primera mujer Gobernadora de Colima …“Vivamos un tiempo nuevo de plena igualdad con los hombres; sin privilegios que no requerimos, pero sin desventajas que no merecemos”, y es que  ella empezó la a escribir la historia para las mujeres, de 1979 a 2018 solo 9 mujeres pudieron ganar una gubernatura: Beatriz Paredes Rangel, en Tlaxcala,  Dulce María Sauri Riancho  e Ivonne Ortega Pacheco en Yucatán, Amalia García Medina en Zacatecas, Claudia Pavlovich en Sonora, Rosario Robles Berlanga y Claudia Sheinbaum Pardo en CDMX, y Martha Erika Alonso Hidalgo murió antes de tomar protesta en Puebla.

Hoy a más de 40 años de la puerta que abrió Griselda Álvarez, podemos decir que ese tiempo nuevo comienza a ser una realidad, celebramos que 6 mujeres hayan obtenido la gubernatura de los 15 Estados, que estaban en disputa, y es que independiente del partido político por el que fueron impulsadas, podemos ver que ese “techo de cristal” comienza a romperse, que las candidatas son registradas en zonas altamente competitivas “ganables”, que el voto duro  mayoritario de las mujeres, se convirtió en un voto sororidario con sus candidatas, así como la confianza de los varones para una mujer gobierne, en Chihuahua, Campeche, Tlaxcala, Baja California, Guerrero y Colima.      Es por ello que ante la interrogante de quién ganó la elección histórica del 2021, podemos afirmar que…ganamos las mujeres!!

De los resultados emitidos por el IEM, en Michoacán contaremos con 24 alcaldesas de 113 municipios, pero lo verdaderamente destacable es que por primera vez en la historia, habrá mayoría femenina en el congreso local, asumirán 25 diputadas de las 40 curules.

El movimiento feminista está dando frutos de esperanza, ahora los retos para la mujer son mayores, comenzará la evaluación de sus gobiernos, romper el paradigma de “demostrar que se puede estar en la cabeza”, serán los resultados y las acciones de gobierno, que marcaran la diferencia y el rumbo del país.  Como ejemplo podemos resaltar que con la pandemia mundial las calificaciones destacadas sobre el buen manejo de la crisis la obtuvieron principalmente las mujeres presidentas de los países europeos.     Ante las grandes expectativas de la sociedad, la honestidad que es un factor de confianza depositada en las mujeres de la política será sin lugar a dudas uno de los temas a evaluar fervientemente, como también es la implementación de una política con perspectiva de género, y es que deberán gobernar para todas y para todos por igual, entre estos y otros factores como los gabinetes paritarios con perfiles respaldados.      Hoy por hoy, la vocación, el servicio empático y la pasión que se le entrega con dedicación a los altos retos no es suficiente, serán las verdaderas acciones, los resultados certeros que traigan consigo un matiz de transformación social, y se acerque el día en que una mujer sea Presidenta de México.

Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos, inspiración de las mujeres contemporáneas, nos alienta: “Soy la primera pero no seré la única”.

¡¡Por las que abrieron puerta, por las que no pudieron llegar, y por las que vienen después de nosotras, vengan más mujeres al poder!!

Bety Barrientos


Compartir en whatsapp: