La tortuga Carey la más bella del mundo y la más amenazada

México, 12 junio 2019.- De las ocho especies de tortuga que existen en el mundo, la carey es una de las más amenazadas debido a la caza indiscriminada que sufrió en el pasado a causa de su bello caparazón, que fue utilizado como materia prima para joyería, muebles y decoración de paredes.

Japón fue el principal mercado tradicional de este comercio, que se estima en casi 10 millones de tortugas.

Aunque su comercialización está prohibida, en América Latina continúa habiendo un comercio para turistas que compran artesanías elaboradas con el caparazón de las tortugas carey, ignorando el daño que generan a la conservación de este animal considerado en peligro crítico de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Esta cotizada especie se distribuye en casi todo el continente americano. Es posible encontrarla en el Atlántico occidental, desde la costa este de Estados Unidos hasta el sur de Uruguay, en el gran Caribe desde las islas Bahamas pasando por el Golfo de México y el este de Centroamérica, y en el Pacífico oriental, desde el sur de California hasta Perú.

Sin embargo, sus poblaciones han disminuido hasta 90%. Aunque en algunos lugares del Caribe la especie ha mostrado signos de recuperación, en el Pacífico oriental no ha ocurrido lo mismo e incluso hasta hace 10 años, se llegó a pensar que en esa región la tortuga carey estaba extinta.

Las poblaciones en América Latina son una de las más amenzadas del mundo, no obstante, si no se realizan políticas públicas que permitan su conservación, esta población está en grave riesgo de desaparecer, aseguró Felipe Vallejo, director del Centro de Investigación Ecuatoriano de Equilibrio Azul.

A la caza indiscriminada sufrida en el pasado se suma el saqueo, desde hace décadas, prácticamente 100% de los huevos se han perdido en las comunidades costeras para su consumo y comercialización, así como en la pesca incidental, contaminación marina, además de la pérdida de hábitat por el cambio climático y el desarrollo urbanístico en sus playas de anidación.