El mejor adorno de la mujer es el silencio.

            Pericles

Teníamos dos opciones:

estar calladas y morir

o hablar y morir, y decidimos hablar.

Malala Yousafzai

1

Desde el principio Eva

seducida por la fálica serpiente  

más allá del bien y el mal

saborea la subversiva manzana

promesa de saber y poder sobre Iahvé

con la complicidad del temeroso Adán

que se atraganta con la poma prohibida.

2

En el comienzo

rememora Empédocles

brotaron de la tierra los andróginos

para desencontrarse en la muerte  

hasta que un piadoso rayo de Zeus

los cercena y condena a desearse

en el puerto encendido de Venus.

3

Heroínas de Sófocles y Eurípides

trágicas y deslumbrantes

diosas del Olimpo, libres y poderosas.

Atenea            inteligente     guerrera

pensamiento divino de Zeus

diosa del olivo     ¡única ateniense!

Antígona, desenfrenada para Sófocles

condenada por Kant y Hegel

deslumbrante para Hölderlin y Lacan

por invocar la ley de la tierra

que ordena apartar a los vivos de los muertos:

sepultar a su hermano Polinice.  

4

Mientras Homero alababa a las nobles damas y diosas:

Helena, Andrómaca, Penélope y Calipso.

Hesíodo atormentado por el fantasma femenino

las imagina peligrosas seductoras

ángeles o demonios:

descendientes de la imprudente Pandora.

Y a Semónides de Amorgos

lo desvelan las tribus de mujeres animales:

la mujer-zorra, la mujer-yegua, la mujer-mono,

sólo salva a la mujer abeja por laboriosa.

5

Después vino el maestro Hipócrates

colmado de remedios

pero sordo a los clamores  

de errabundas matrices

afónicas     epilépticas     paralíticas

que bautiza de histéricas.

6

Más tarde las convulsivas de Aristóteles  

incurables e irredentas.

¡Qué un hombre las gobierne 

como un Soberano manda a su pueblo!

7

Endemoniadas y adulteras

condenadas     juzgadas     lapidadas.

¡Que las perdone Jesús!

¡Adelante las gozosas orgías de los varones

que sólo les falta una costilla!

8

¡Viva la desigualdad!

Corea Francoise Héritier.

Sólo la inequidad complementa a los sexos.

Hombre / mujer

Masculino / femenino.

9

A la hoguera medieval

por cuidar a los animales domésticos

y hacer pacto con el diablo

predilecto huésped de

gatos     perros     burros     gallos.

¡Vivan la superstición y el fanatismo!

¡Qué ardan las brujas!

10

Alabado y desventurado san Agustín

por reconocer la fuerza revolucionaria de la mujer

divina o demoníaca

poseída     convulsiva     extasiada     visionaria.

¡Bruja! ¡Santa!

Entregada a los teólogos

y al Martillo de las Brujas.

11

¡Que el saber se incline ante el poder

el médico al exorcista

la medicina a la iglesia

los santos a la inquisición!

¡Qué arda la santa y diabólica Juana de Arco!

12

Histéricas, santas y brujas de todos los tiempos

rebeldes al poder usurpador

político o religioso

¡Alto a la violencia patriarcal!

13

Eterna Juana de los Ángeles

mística priora de Loudun

condenada a la hoguera.

Tus estigmas revelaron

la cruenta trama patriarcal francesa

que legitimó Jean Martin Charcot

al calificarte de “Poseída histérica”.

14

Pierre Janet y Joseph Breuer

exultaron a Teresa de Ávila:

¡Patrona de las Histéricas!

Para eternizar el debate entre hombres:

¿santa o histérica?

15

Y los psiquiatras que frustraron

su carrera de electricistas

convirtieron a las histéricas en neuróticas.

Como el ingenuo Cullen

que inventa la lesión cerebral  

manifiesta en la personalidad múltiple:

teatrera     fabuladora     lunática.  

Y el último grito de la moda: “bipolar”.

16

¡Psiquiatras descerebrados!

Sordos a la rebelión contra el patriarcado

que  ellos mismos encarnan

al enmascarar las preguntas del teólogo y el médico

¿poseída o santa?

¿enferma o manipuladora?

17

¡Rebelión política contra el poder del amo!

Exclaman Freud y Lacan.

(Mal)dicción inconsciente

poético bien decir de la verdad del deseo.

¡Modernas tendría que aceptar Octavio Paz!

Porque se rebelan contra el altar y el trono.   

18

Pero a todo puede renunciar el hombre

menos al fantasma femenino

que sobrevive a la ruina de mitos y leyendas.

¡Que Xaltocan de Xochimilco

condene a todas las escobas   

los cántaros de sangre de los niños

y las madres-brujas a la hoguera!

19

Que el mito y la memoria histórica no olviden

el 8 de marzo de 1857

como el día de la represión

de las obreras textilesde New York.

20

Exalto a las valientes Sufragistas

Emmeline Pankhurst

lideresa     incendiaria     saboteadora

privilegiada artífice de las mujeres

que deciden no retroceder.

Gloria a Emily Davison,

arrollada por los caballos

sin soltar la bandera del movimiento feminista inglés

contra la violencia hacia las mujeres.

¡Remonta las cumbres de la historia!

Saludo a las Violetas de Anáhuac

al compás de la Marcha de Zacatecas

revolucionarias     independentistas     periodistas

salvaguardas de las Soldaderas.

Venero a Laureana Wright González

por liderar la primera revista escrita por mujeres

para demandar la ciudadanía y el voto.

¡Memorable impronta en el Árbol del Feminismo!

Exulto el respaldo de Salvador Alvarado y Francisco J. Mújica

a la valerosa lucha de Ana Lau Jaiven

por la ecuación ciudadanía igual a voto.  

21

Las Brujas del Mar

encarnan a todas las valerosas mujeres

que revelan que el amo es falible.

La violencia patriarcal

exclusión     acoso     feminicidio

denuncia el insoportable fantasma femenino

la falta del otro sexo en los varones

que les recuerda su propio límite:

 los cuerpos de las mujeres

no son administrables por ningún Patriarca.   

22

Lamento la frivolidad del Amo

que cancela las estancias infantiles

para enviar un lapidario mensaje a las mujeres:

no van a estudiar, trabajar y menos a hacer política.

¡Sométanse al marido, a parir y a la cocina,

como en los tiempos griegos!  

Me apena el fingido lapsus del Señor del Palacio

que no recuerda la gran marcha de las mujeres  

contra la violencia de género y el feminicidio

que se unen en un Paro Nacional y Planetario.

 23

Alabo el valor de Las Brujas del Mar

por seguir las huellas de las mujeres de Polonia

España     Chile     Argentina

para desbordar las indignadas calles

con el reclamo al derecho a una vida sin violencia

y a decidir sobre el propio cuerpo.

Y por un día sin Nosotras

para que la ausencia sea omnipresente

y el silencio ensordecedor.

¡Una bandera que no claudica de ondear!

24

Tras la Gran Marcha y Un Día sin Nosotras   

Las Brujas del Mar aguardan 

la deslumbrante luz de la esperanza

que sólo pueden ver las desesperanzadas.

*Originalmente publicado por Letra Franca Ediciones, Morelia, 2020.


Compartir en whatsapp: