Leonardo DiCaprio exhibe cárcel de ballenas en Rusia

Rusia a 15 de marzo 2019.- La mayor cárcel de ballenas del mundo, que retiene a casi un centenar de orcas y belugas en el mar de Ojotsk, se ha convertido en un grave problema de imagen para el presidente ruso, Vladímir Putin, que siempre se había declarado un firme defensor de los animales.

Después de casi medio año de denuncias, inacción oficial y la muerte de varios cetáceos, Putin ordenó finalmente al Gobierno que encontrara una salida a la situación con el Centro de Adaptación de Mamíferos Marinos situada en una bahía cerca del puerto de Najodka, bañado por el Océano Pacífico.

Los grupos conservacionistas llevan meses alertando sobre el precario estado de las 87 belugas, 11 orcas y cinco crías de morsa, después de que se frenara su venta a acuarios y delfinarios chinos a cambio de varios millones de dólares.

El actor y productor de cine estadounidense Leonardo DiCaprio exhibió a través de las redes sociales que en Rusia existe caza y encarcelamiento de ballenas y belugas para su posterior comercialización, por lo que desde febrero lanzó una campaña de recolección de firmas para terminar contras estos actos.

El también activista en pro del medio ambiente y las especies naturales aseveró que la cárcel de estos animales se encuentra en el Mar de Ojotsk, pese a que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, se ha declarado en el pasado defensor de la flora y fauna; el actor acusó que esa gestión no ha hecho lo necesario para erradicar el problema.

En China, uno de los mayores compradores, hay 74 parques marinos con ballenas y delfines y se construyen más. Las 17 orcas exportadas por Rusia desde 2013, de un valor de entre cuatro y seis millones de dólares (mdd) por cada una según expertos, fueron a parar a este país.