Luego de un año de inactividad competitiva por la pandemia mundial del covid-19, María Espinoza regresó a los combates y lo hizo de la mejor forma. La taekwondoín consiguió la medalla de oro en el Abierto de Sofía, en Bulgaria, dentro de la categoría de menos de 73 kilos, y con ello sumó 10 puntos al ranking mundial y olímpico.

En su camino al oro, Espinoza pasó la primera ronda bye, y en la siguiente etapa venció a la serbia Nina Perisic por 15-5. En los cuartos de final derrotó a la española Carlota Zanoni Piaget por 3-2 y en la semifinal dio cuenta de la alemana Yanna Schneider por 5-4.

Ya en la final, la británica Rebecca Mcgowan decidió no salir a combate, por lo tanto, María obtuvo automáticamente la victoria y la presea dorada.

“Fue una competencia que vine de menos a más, si sentí como sensaciones que hace mucho tiempo no tenía con respecto a la competencia porque pasó un año sin competir en eventos internacionales, y en un certamen donde había muchas competidoras. Sin embargo, lo disfruté mucho, estuve muy enfocada y concentrada, siguiendo las instrucciones de mi entrenador Alfonso Victoria, y creo que me sentí bien, yendo de menos a más, y se consiguió el objetivo”, comentó Espinoza.


Compartir en whatsapp: