México nunca invitará a Donald Trump al país, aseguró Marcelo Ebrard

0
34

Ciudad de México a 10 de abril 2019.- El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró que el actual gobierno de México jamás ha invitado ni invitará al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al país.

Luego de que se le cuestionara por la supuesta tibieza que el actual presidente tiene frente a las agresiones del mandatario estadounidense, el funcionario dijo que fue “el gobierno de Peña Nieto quien lo invitó en campaña”. “Nosotros no hemos hecho eso ni lo haremos nunca. Es una diferencia abismal”, señaló.

“Nosotros estamos defendiendo los intereses de México de la manera que mejor creemos”, agregó.

En una entrevista con el periódico El País, Marcelo Ebrard dijo que en ningún momento México se ha callado frente a los insultos de Trump contra los mexicanos. Sin embargo, explicó que a diferencia de lo que ocurrió con España, en donde lo que animó al gobierno era la reconciliación, con EEUU  la estrategia es distinta.

Explicó que dicha estrategia está basada en la coexistencia.

Somos especialistas en coexistir con un país como Estados Unidos. No es callar, es no seguir la misma estrategia que te quiere imponer el presidente de Estados Unidos

El funcionario admitió que debido al discurso y las prioridades que tiene Trump, es muy difícil mantener una buena relación entre ambos países, por lo que lo único que espera México es que su discurso no afecte la relación bilateral estructuralmente, pues “el grueso de nuestra actividad económica es con Estados Unidos”.

Hay una incertidumbre total sobre lo que ocurrirá con el Tratado de Libre Comercio, pues según él, dependerá de la correlación de fuerzas en Estados Unidos. “Entramos en el terreno de la especulación, porque finalmente habrá que ver lo que sucede en el Congreso”.

Respecto a la frontera, sentenció que en términos económicos es muy difícil cerrarla, pues tan sólo el paso fronterizo de Tijuana es uno de los más intensos del mundo.

Por el cruzan “unos 60 millones de personas al año. Es muy difícil cerrar eso. Lo veo difícil de practicar, de implementar y costoso para Estados Unidos”, dijo Ebrard a El País.