La madre es la fuente de la vida, el simple hecho de haber estado en su vientre y convivir con ella durante nueve meses latido a latido nuestro corazón al suyo, vuelve a la madre un ser indispensable en la vida del ser humano, su figura y participación desenvuelven gran parte del desarrollo de cada uno de nosotros.

México es un país devoto a la figura maternal, el 10 de mayo se visten restaurantes y panteones de flores y mariachis, hoy nos obligan a quedarnos en casa y nos duele no comer en casa de mamá. Pero por otro lado esta misma devoción maternal que tenemos impregnada desde la guadalupana hasta el hogar, algunas veces se ha convertido en matriarcado, lamentablemente se ha querido desaparecer al padre de los sistemas familiares; no solo por un tema cultural y económico, se ha criado a las familias por generaciones, ante el predominante fenómeno migrante, la aún reciente victoria de mujeres en posiciones en poder no ha sido obstáculo para desestimar  la tradición que enseña que la madre se encarga de los hijos, de su fe y educación más que los padres. Que si la madre se divorcia el mejor lugar para los hijos es con la madre, porque el padre decidió no estar, no pudo por destino, o en otros casos se le hizo creer que era mejor no participar. Y es que las cifras no mienten  cuando según el INEGI 33 de cada 100 mujeres, de 15 a 54 años, son madres solteras, estos números no desestiman su valía y entereza en una sociedad de las madres cabeza de familia en México, sin embargo nos reflejan varias conductas sociales que hombres y mujeres en la edad adulta requerimos afrontar, esta relación con papá y mamá es tan importante en nuestra vida ya que empezamos a percibir el mundo según sus filtros de la realidad.

Un milagro surgió el día que fuimos concebidos, sin importar como se haya dado la concepción, un esperma y un ovulo se unieron y de ahí sopló la vida, poder mirar a nuestros progenitores como los dadores de la vida, reconocer a ambos como parte de nosotros nos ayudará a comprender que dentro de cada uno habita lo femenino y masculino, la fuerza  combativa del esperma por penetrar al óvulo es la fuerza poderosa que te puede llenar de seguridad en momentos de dificultad,  que así como tu madre te sostuvo desde el vientre cada día serás sostenido, reconocer que ambos padres habitan dentro de ti sin exclusión, te permitirán encontrarte contigo mismo y con los demás. Porque al estar en conflictos con ellos, nos desconectamos de nosotros mismos

¿Dónde comienza nuestro primer éxito? Comienza al nacer, con llegar a la vida,como ya dijimos, por lo tanto es con la madre, la misma manera como alguien se relaciona con su madre se relaciona con su vida y su profesión, con la misma intensidad con la que alguien rechaza a la madre lo hace consigo mismo; “La mujer se hace mujer con la madre”, el día que escuche esta frase me impacte, y es que ciertamente algunas mujeres corrieron con la suerte de que su madre haya sido su mejor amiga, su aliada, con quien cuenta sus anécdotas y brinda consejos llenos de sabiduría y amor; algunas otras fue el principal talón de alquiles quien te exige o critica cada paso; y es que como haya sido nuestra madre de pequeñas, será el reflejo de la madre y la esposa que quizá un día nos toque ser. Lo que admiramos en ella queremos llevarlo como trofeo, desde cocinar como ella la receta secreta, hasta tener la entereza cuando papá se fue y no se detuvo de traer el pan a la mesa, cuando me mandó a la escuela es mi admiración por ser imparable, y es que ahora yo también soy tenaz profesionista. El modelo también del que no quiero ser, cuando sufría cuando se equivocaba, cuando me educó a golpes o gritos como sus padres lo hicieron con ella, cuando escojo una pareja igual de tóxica como la que tenía mi madre, cuando sufro la infidelidad repetida, y es que entonces aunque sea doloroso también me parezco a ella. También en los hombres se refleja, esta dualidad de brillo y sombras que habitan en la mujer que escogen de pareja o madres de sus hijos, les recuerda inconscientemente a su madre propia. 

Hay madres que no queremos que partan nunca, otras de las que pareciera libertador divorciarse, este día si tienes alguna batalla o conflicto con la madre, tal vez pueda ayudarte un ejercicio profundo, no necesitas hacerlo personalmente, basta con una pluma y lápiz o bien cerrar tus ojos como si estuviera delante de ti;  permite a tu niñ@ interior, mirar a mamá con respeto a su destino, respetar su historia, nosotros éramos pequeños cuando ella ya era adulta, ahora despójate del juicio y honremos a la madre que tuvimos agradeciendo el darnos la vida, por ese simple hecho de habernos dado la vida, ella es la grande; y en una oración interna pídele permiso de llevar un camino diferente, para vivir tu propia historia.

Y cuando quieras hablar con ella y no esté cerca, solo mírala de tu costado izquierdo, siéntela cerca del corazón como en su regazo te cobijó de pequeñ@ y repite estas palabras, a ti mismo, mamá tú me sostienes siempre aquí y ahora, en la vida.

En este libro de la vida podremos tener páginas llenas de alegrías y también de lágrimas, sirva en cada uno de nosotros decidir encaminar nuestros pasos y destino a hacer algo bueno con ella, con la vida que se nos dio como regalo al nacer, como un compromiso diario por los que están y por los han de venir, un honroso homenaje a las madres de todo el mundo, por el simple hecho de ser portadoras del milagro más grande que es estar vivos, y tal vez con eso baste para hacerlas felices no solo un día sino una vida completa.

Feliz Dia de las Madres!!


Compartir en whatsapp: