Sobre la investigación para conocer todo lo que sucedió en Iguala, con los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “nadie la va a impedir, se va a hacer justicia; es un asunto de Estado”.

El mandatario replicó que su gobierno tiene resultados, “desde luego quisiéramos avanzar más, queremos saber del lugar donde están los jóvenes, queremos encontrarlos, y ya se tienen pruebas científicas de tres de ellas lamentablemente sin vida, pero la investigación continúa.”

El presidente fue enfático, porque su administración ya tiene los conocimientos básicos de lo que sucedió, “todavía no podemos dar por concluida la investigación. No queremos actuar de manera irresponsable, engañar, no nos queremos precipitar, es un asunto muy importante, porque en la pasada administración la llamada verdad histórica no corresponde a lo que sucedió.”

También se le preguntó sobre otra supuesta investigación -en curso- en Estados Unidos, sobre Manuel Bartlett y el caso de Enrique Camarena Salazar, agente de la DEA, ultimado en México hace tres décadas. Y en caso de que el actual director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) viajase a territorio estadounidense, sería detenido por la autoridad de ese país.

“Se requieren pruebas, si en Estados Unidos están investigando, yo no tengo pruebas, cada vez que consideran necesario sacan el expediente. Tiene que ver con el descrédito a nosotros, está presente la desinformación. Si hay pruebas que se presenten, no al linchamiento. Que se presenten las pruebas”, insistió.

Y atribuyó esas publicaciones a que Manuel Bartlett “es el encargado de la industria eléctrica y cada vez que pueden se le lanzan, si no es por eso, es por el (fraude) de 1988. Se requieren pruebas”.


Compartir en whatsapp: