Los siete mineros de carbón, que quedaron atrapados dentro de una mina de arrastre del mineral de Rancherías, municipio de Múzquiz, podrían haberse resguardado dentro de uno de los túneles del yacimiento, aclaró el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, quien dice confiar en que estén a salvo.

La mina colapsó ayer viernes a las 12:50 horas, de acuerdo con datos preliminares, tiene 800 metros de largo y 100 de profundidad, aproximadamente.

Aseguró que darán celeridad a la labor de los rescatistas porque estas primeras horas son cruciales para poder auxiliarlos y garantizó que no escatimarán recursos económicos y humanos para poder localizarlos.

“La prioridad en todo momento será la seguridad de los mineros”, aclaró.

Expresó que, “la movilización temprana” es fundamental para el éxito de esta búsqueda.

Tan pronto se recibió el reporte de la inundación y derrumbe se coordinaron acciones y se integraron cuadrillas con personal de Protección Civil de Coahuila, Fiscalía General, Ejército Mexicano, Guardia Nacional y rescatistas de otras minas de la región.


Compartir en whatsapp: