¿Por qué es importante la presión arterial diastólica?

Durante años, se ha considerado que la presión arterial sistólica es la única que en realidad es importante

Ciudad de México a 22 de julio 2019.- Cuando hablamos de presión arterial entendemos por el proceso lectura de la presión, el número “superior” el cual parece acaparar toda la atención. Actualmente un estudio de gran tamaño confirma que ambos números son, esenciales los cuales determinan el riesgo de sufrir un ataque cardiaco y accidentes cerebrovasculares (ACV).

Las medidas de la presión son suministradas como un número “superior” y un número “inferior”.

El primer número refleja la presión arterial sistólica, que es la cantidad de presión en las arterias, cuando el corazón se contrae. El segundo refleja la presión arterial diastólica, la cual es la presión en las arterias entre las contracciones del músculo cardiaco.

Se incluyó el famoso Estudio del corazón de Framingham, el cual mostraba que la presión arterial sistólica sistólica alta era un factor de predicción más potente de la enfermedad cardiaca y el ACV.

Al mismo tiempo, los médicos miden la presión arterial tanto sistólica como diastólica, las directrices de tratamiento se basan en ambas.

¿Qué importancia tiene el número de la diastólica? 

“La idea de este estudio era abordar la confusión”, señaló el investigador principal, el Dr. Alexander Flint, investigador en la división de investigación de Kaiser Permanente del Sur de California.

Utilizando los expedientes médicos de 1.3 millones de pacientes, se confirmó que la presión arterial sistólica alta, también es un factor de riesgo más potente de ataque cardiaco y ACV. Pero los riesgos también aumentan paralelamente con la presión diastólica, las personas con unas lecturas sistólicas normales seguían en riesgo si su presión diastólica estaba elevada.

Flint y sus colaboradores reportaron los hallazgos en la edición del 18 de julio de la revista New England Journal of Medicine.

Indico Watson, que la presión arterial sistólica es más prevalente, esto se debe a los cambios naturales en la presión arterial a medida que las personas envejecen.

  “Cuando envejecemos, la presión arterial sistólica sigue aumentando” expreso, considerando la presión arterial diastólica en general alcanza su punto máximo cuando las personas están entre la cuarentena y la sesentena, entonces se reduce.

Estudios recientes revelan los riesgos cardiovasculares van aumentando con cada “aumento de unidades” en la presión sistólica por encima de 140, en alrededor de un 18 por ciento, en promedio. Por otra parte, cada aumento en la presión arterial diastólica por encima de los 90 se vincula con un aumento del 6 por ciento en el riesgo de enfermedades cardiacas y ACV.

Según Flint, este es el estudio de su tipo más grande hasta la fecha.

Watson apunto, en que debe importar ambos números de la presión arterial. En su experiencia, anotó, que los pacientes con frecuencia apuntan a la cifra que está en el rasgo normal.

Flint se mostró de acuerdo, además de plantear que nadie debe “ignorar” el número diastólico. “Es importante no solo para el tratamiento de la presión arterial, sino también para el diagnóstico”, añadió.