“Revive” mujer después de sufrir un paro cardíaco seis horas antes

Un hecho catalogado como milagro, pasó en Barcelona, España cuando una chica británica de 34 años, fue reanimada después de un paro cardíaco que había sufrido seis horas antes.

Al parecer, Audrey Marsh estaba con su esposo disfrutando de un día de montaña en los Pirineos, en la cordillera de España colindada con Francia, todo marchaba bien hasta que una tormenta de nieve llegó a ellos. Su esposo Rohan Schoeman estuvo a su lado todo el tiempo, tratando de calentar el cuerpo de su esposa hasta que los rescatistas llegaron, pero  él tenía por seguro que su amada había muerto.

Se calcula que la paciente había estado inconsciente desde las 13:00 horas, y por otra parte los rescatistas habían llegado al lugar a las 15:35 horas. La chica fue trasladada al hospital de Vall d’Hebron, dónde se rectificó que contaba con solo 20,2° de temperatura, tampoco presentaba signos vitales y mucho menos actividad cardíaca.

De todas formas, los médicos intentaron las técnicas de reanimación convencionales, pero no tuvieron éxito hasta que utilizaron un nuevo aparato llamado ECMO (Oxigenación por membrana extracorpórea).

El proceso implicó conectar el sistema cardíaco de la paciente a la máquina, la cual funcionó como remplazo del pulmón y corazón, al mismo tiempo el aparato extrajo sangre de la vena, la cual caliento, oxígeno y la volvió a introducir al cuerpo por medio de una arteria.

Más tarde, cuando su cuerpo llegó a tener 30° otra vez, los doctores hicieron un segundo intento y fue así que alrededor de las 21:45 horas, Audrey fue salvada.

Como nunca se había utilizado el ECMO para un caso de paro cardíaco, los doctores se sorprendieron de que haya funcionado.

“Decidimos realizar una descarga eléctrica para intentar despertar su corazón y así sucedió”, cuenta Eduard Argudo, el doctor encargado de la reanimación.

“Es el paro cardíaco más largo recuperado que tenemos documentado en España. En los Alpes y Escandinavia hay casos documentados similares”, explicó.

También añadió que “la hipotermia la mata y la salva al mismo tiempo. Con el frío, el metabolismo disminuye, los órganos necesitan menos sangre y menos oxígeno y eso permite que el cerebro se mantenga bien” 

La recuperación de la paciente también impresionó a los científicos,  ya que no se presentaron secuelas neurológicas y fue inesperadamente rápida. A  los seis días, la paciente salió de cuidados intensivos y aunque todavía tiene problemas con la movilidad de sus dedos, lleva una vida normal. Y, según personal del hospital “volverá al trabajo en los próximos días”.