Se aprueba ley para que nadie gane más que el presidente

Ciudad de México, a 10 de octubre de 2019.- El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular por una mayoría calificada, cambios a los artículos 116 y 127 de la Constitución que establecen que ningún servidor público del gobierno federal ganará más que el Presidente de la República.

Los diputados se obligaron a reformar la Ley Federal de Remuneraciones, cómo lo ordenó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para cerrar los resquicios a probables amparos contra la norma, que entrará a vigor en un plazo no mayor de 180 días, si no es que antes es avalada por 17 congresos locales. Con esta legislación, hasta los nuevos ministros del Poder Judicial tendrán salarios menores a los del titular del Ejecutivo.

La Presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, la morenista, Miroslava Carrillo, dejó claro que estos cambios permitirán fijar un límite o tope salarial, y evitar los exorbitantes ingresos que percibían los altos funcionarios, la llamada “burocracia dorada” que constituían no solo un dispendio, sino una ofensa para el resto de los empleados gubernamentales y los trabajadores en general, en un país con tanta pobreza como México.

El coordinador parlamentario de Morena, Mario Delgado indicó al respecto que con la iniciativa presidencial se podrán “tapar todas esas rendijas por las cuales muchos funcionarios vivales, vía el Poder Judicial, se ampararon para ganar más que el Presidente de la República” y subrayó que ahora sí “nadie podrá ganar por encima de lo que gana el Presidente de la República, incluyendo esto a los organismos autónomos”, dijo.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política expuso que con la reforma al Artículo 116 se podrá “empujar” a los estados para que legislen en concordancia a los parámetros establecidos en el artículo 127 constitucional, “para que sea realidad en los estados de la República” que nadie gane por encima del Presidente.

Otros legisladores cuestionaron que sea el Presidente la República quien pretenda determinar los ingresos de los demás, cuando es el Congreso es el que en todo caso debe determinar los salarios de los otros poderes.

“En este primero año de gobierno federal habido diversos e intensos intentos para lograr la subordinación de los órganos autónomos al proyecto político del Presidente. La ausencia de un criterio claro sobre el monto mensual de percepciones del Presidente y la obligación para todos los servidores públicos de acatarlo constituye otro paso en este sentido”.

Los cambios ya fueron turnados al Senado para su revisión y una vez autorizados por la Cámara Alta se enviarán los congresos estatales.