La Secretaría de Marina solicitó más de mil millones de pesos para la fabricación de 30 embarcaciones de alta velocidad para combatir amenazas como pesca ilegal, narcotráfico y hasta terrorismo en aguas mexicanas.

Según un estudio costo-eficiencia, la Marina de México apunta a que el objetivo de este proyecto sea incrementar y mejorar las tareas de la institución en la zona económica exclusiva, el mar territorial y aguas interiores ante amenazas como “terrorismo y sabotaje, piratería en el mar, narcotráfico, contrabando de armas y explosivos, crimen organizado y pesca ilegal”.

“Este tipo de embarcaciones permitirá incrementar la capacidad de respuesta ante las amenazas potenciales de las zonas estratégicas para interceptar, identificar y, en su caso, destruir cualquier blanco que atente contra los intereses marítimos nacionales”, menciona el documento.

El documento aclara que, actualmente la Marina cuenta con 72 embarcaciones para realizar labores de vigilancia en el territorio marítimo nacional, no obstante, entre estas se encuentran algunas que ya cumplieron su vida óptima, según regulaciones internacionales, como las naves interceptaras Polaris I, las cuales están en servicio desde 1999.

“Se requieren 30 Embarcaciones de Respuesta Inmediata (ERI) nuevas, ya que estas poseen las características necesarias: que son de alta velocidad y perfecta maniobrabilidad en aguas poco profundas e idóneas para efectuar operaciones de persecución e intercepción”.

Si llegan a obtener lo recursos, además de coadyuvar en labores de seguridad nacional, éstas darán apoyo de alerta temprana a las patrullas oceánicas en operaciones navales de salvaguarda de 55 instalaciones estratégicas, pertenecientes a Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, “a fin de detectar amenazas antes de que se acerquen a mencionadas instalaciones”.


Compartir en whatsapp: