Shakira deberá recurrir a la decisión de la Justicia española para dejarla a un paso de juicio por un presunto fraude fiscal de 14,5 millones de euros, insistiendo en que en los ejercicios investigados no tenía residencia legal en el país y en que la tesis de Hacienda, organismo encargado del sistema tributario español, es “legalmente inaceptable”.

Shakira está a un solo paso de entrar en este juicio, ante los indicios de que defraudó con 14,5 millones de euros a Hacienda -que ya ha pagado a la Agencia Tributaria, junto a otros tres millones de intereses-, simulando no residir en España y ocultando su renta mediante un entramado societario con sede en paraísos fiscales, entre 2012 y 2014.

La defensa de Shakira esgrime dos informes periciales – firmados, entre otros, por un catedrático de derecho financiero y tributario y un magistrado del Tribunal Supremo español- que califican de “legalmente inaceptable” la tesis de Hacienda que acusa a la cantante de eludir el pago de impuestos entre 2012 y 2014, pese a tener la obligación de hacerlo dado que residió en España más de 183 días anuales.

No obstante, en opinión de la defensa, para demostrar que la cantante tenía residencia en España, Hacienda recurre a una prueba indirecta que “no se ajusta a los requisitos jurisprudencialmente establecidos” para ser considerada como tal.

De hecho, para calcular el número de días en que Shakira permaneció en España en los ejercicios investigados, los inspectores de la Agencia Tributaria española reconstruyeron su actividad a través de distintas pruebas, como el rastreo de los pagos efectuados con la tarjeta de crédito -desde peluquerías a tiendas de ropa o restaurantes-, así como billetes de avión o facturas de hotel.

El proceso penal contra Shakira deriva de una querella de la Fiscalía española, que la acusa de seis delitos contra la Hacienda pública.


Compartir en whatsapp: