“Si voy a vacunarme pierdo un día de trabajo”: ser bolero moreliano en pandemia

Desde los 12 años, Don Delfino es bolero y ni él ni sus compañeros de plaza, han recibido ningún apoyo por parte de las autoridades durante todo el 2021

Naomi Carmona / Grupo Marmor

Morelia, Michoacán.- Desde los 12 años, Delfino Torres Pérez, es bolero en Morelia. Inició recorriendo las calles hasta que obtuvo su propio espacio en la Plaza Villalongín en el centro histórico de la ciudad. El oficio se lo enseñó su padre, quién se dedicó a lo mismo hasta el día en que falleció.

En el 2019, los boleros morelianos fueron reconocidos por el ayuntamiento y la UNESCO como “Guardianes del Patrimonio”, galardón que nos hace parte de la historia de la emblemática Morelia. Pese al título, han sido ignorados por las autoridades, pues desde que inició la pandemia de Covid-19 les entregaron únicamente dos apoyos de despensa. En lo que va de este año, no han recibido ningún otro patrocinio.

“No hay trabajo, está bien escaso la gente no sale y no hay dinero. A estas alturas de mi vida no queda más que plantarme aquí porque en otros lados ya no le dan trabajo a uno por la edad, así que es esperar a lo que salga y hacer lo mejor posible el trabajo para que el cliente regrese”.

Cobra 25 pesos por boleada, y en sus mejores días puede ofrecer hasta 10 servicios, en otras ocasiones, sólo uno.

Don Delfino tiene 67 años y está pensando en colarse a la aplicación de la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus en la siguiente etapa del plan de vacunación, pues no alcanzó el antígeno en los módulos para adultos mayores de 60 años en Morelia. Para él, que sobrevive de sus ganancias diarias, salir a intentar vacunarse significa un día sin trabajo y sin ingresos.

“Fui al Venustiano y no había, luego al Poliforum y tampoco, así que ahora yo me voy a meter cuando estén los de 50-59. Ahí tengo mi solicitud y todo pero uno pierde un día de trabajo y no hay para la papa, está difícil”.

En 55 años de oficio, Don Delfino se ha hecho de amigos que llegaron con él por una “boleada”, que regresaron más veces hasta que finalmente formaron una amistad. Incluso, cuenta que ha atendido a varios personajes políticos, entre ellos Fausto Vallejo Figueroa, Memo Valencia Reyes, Felipe Calderón Hinojosa y Alfredo Castillo Cervantes, a quién entre risas recordó como “El Virrey de Michoacán”.

  • ¿Cuál es el secreto para que sus clientes regresen?
  • Primeramente hacer un buen trabajo y depende del cliente, hay de todo tipo, hay gente platicadora, hay gente mustia; si le hacen plática a uno, pues hay que tratar de seguir esa plática. También se hace uno de amistad o hay gente que no contesta, si veo que no contesta me pongo a hacer mi trabajo lo mejor posible y se acabó.

Compartir en whatsapp: