Tlazoltéotl, diosa azteca que aseguraba salud a las madres en sus partos

Por: María Mejía/ Grupo Marmor

Morelia, Michoacán a 10 de mayo del 2019.- En la antigüedad, los mexicas creían en “Tlazoltéotl”, deidad que aseguraba el cuidado de la madre en su labor de parto y a su vez a la partera que laboraba durante el alumbramiento.

En este contexto, debido a las condiciones de vida de las mujeres mexicas era muy común que estas fallecieran al dar a luz y temían por el dolor causado por esta condición, es por ello, que se encomendaban a la diosa Tlazoltéotl, ya que les ofrecía protección en este difícil proceso.

Esta figura era representada con la cabeza de un niño saliendo de su cuerpo, mientras esta sostenía una “raíz de diablo”, la cual era una planta medicinal que utilizaban los aztecas para aliviar el dolor de las contracciones.

Por otro lado, también era relacionada con la fertilidad femenina, puesto que cuando el deseo de la mujer era ser madre bastaba con encomendarse a esta deidad, sin embargo, no era muy bien vista por todos los indígenas ya que incitaba a hombres y mujeres al adulterio, debido a que se vinculaba con el deseo sexual.

En ese sentido, se creía que las mujeres nacidas en su día estarían destinadas a vivir una vida de placer carnal.

Cabe destacar, que se mantenía la creencia de que esta deidad podía perdonar las infidelidades, ya que contaba con sacerdotes quienes recibían a las parejas y simulaban hacer tragar la suciedad de dichos actos a la diosa, para con ello borrarlas para siempre.

Además, se consideraba que Tlazoltéotl podía castigar a los mexicas retirándoles los deseos carnales que alguna vez les había regalado.