Trigo convertido en obras de arte

Ilse García/ Grupo Marmor

Morelia, Michoacán, a 09 de septiembre de 2019.-Antonio Cornelio Rendón un artesano proveniente de una familia purépecha de la región de Tzintzuntzan quien lleva ya más de 20 años elaborando obras tejidas con trigo en su taller “Artesanías Panikua”.

Nos cuenta que para conseguir el material tiene que viajar a los pueblos cercanos a un mercado tradicional donde las comunidades colindantes venden sus productos.

Antonio y su familia seleccionan cada barita del trigo para que sea agradable a la vista para que el diseño quede más limpio y fácil de manipular, para poder empezar con la creación de cada uno de sus diseños, hay varios tipos de trigo en todo el mundo, el hace una selección ya que depende del tipo de semilla que utilice le dará un acabado diferente a su diseño.

El acostumbra a hacer un colibrí para recibir a las personas que visitan su taller,  ya que es su principal inspiración porque Tzintzuntzan es “tierra de colibríes”, selecciona las baritas de trigo y después las humedece en agua para facilitar la manipulación del material para que este no se quiebre a la hora de hacer el tejido “técnica de figuras planas” que es lo que le dará forma a su diseño, dice que cada artesano tiene su técnica y creatividad.

Es una tradición familiar ya que cuenta que es la tercera generación de su familia que se dedica a dicha práctica, cuando se sienta con su familia a crear sus obras aprovecha para platicar con ellos y lo vuelve un momento familiar, tarda aproximadamente más de ocho días en la elaboración de cada una de sus creaciones, cada diseño sale de su imaginación y es único.

En su taller podemos encontrar varias obras de arte, y cuenta como de pequeño le ayudaba a su abuelo que era pescador a cocer las redes y de aquí surge la idea que su abuelo utilizaba para la reparación de las redes para aplicarla en una nueva técnica que hará de sus obras algo, esto hace más complejo el tiempo de trabajo en algunas piezas, pero es lo que las vuelve únicas.