Un Padre nunca abandona a su hija; vende dulces en el crucero para pagar tratamiento

(Foto: captura de pantalla)

Carlos García /Grupo Marmor

Morelia Michoacán a 22 de mayo del 2020. –A través de redes sociales se difundió la historia de Edgar Martínez, un padre que ha sido ejemplo para muchos, ya que al haber disminuido su ingreso económico a consecuencia del Coronavirus, decidió vender dulces en una de las avenidas principales de Apatzingán.

El señor afirma tener una pequeña de 7 años de edad la cual sufre de un problema cerebral, por lo que cada dos meses tiene que ir a la Ciudad de México a un tratamiento que ronda entre los 20 y 25 mil pesos.

Consecuencia de la pandemia del Covid-19, el señor Edgar disminuyó su ingreso económico, ya que afirmó trabajar como mesero en los “Mariscos Altamar” y de personal de seguridad en “La parranda”, donde ambos lugares se encuentran cerrados actualmente.

El señor Edgar Martínez declaró que actualmente sólo puede trabajar en la carpintería con su suegro y en las tardes se sale a vender dulces para tratar de juntar dinero para el tratamiento de su pequeña.

Compartir en whatsapp: